domingo, 18 de octubre de 2015

“El sexo a los 40”


*Ana Ortiz

¡Viva el autoconocimiento! Ahora sabes lo qué quieres, cuándo lo quieres y cómo lo quieres. Sí, llegaron los 40 y con ellos esa temida crisis de “ahora o nunca”, donde dejas atrás esas cosas de las que te hartaste y empiezas a disfrutar que lo que nunca te permitiste.

Empieza una nueva época, para muchos la mejor de su vida, cuántas veces hemos oído “la vida empieza a los 40”, realmente es debido a que dejamos atrás todas esas inseguridades superfluas y decidimos ser felices por nosotros mismos, llevando a un estado de sano egoísmo que se traslada a todas las esferas de la vida.


Claro que la mente no acompaña al cuerpo, esa es la única realidad. Si eres de los que se conserva físicamente notarás que la piel, lamentablemente, ya no es la misma, esa tersura y tonificación cuesta mantenerlas. Ver a esos jóvenes con “todo en su sitio” y lo poco que lo valoran, dan ganas de llorar. También puede ocurrir que es  ahora, de repente  que te preocupas por recolocar  todo aquello que un día, notas, que empieza a caer. Hombres y mujeres se preocupan por esa barriga, ese pecho, las arrugas o la calvicie o las canas plateadas, queremos gustar y empezamos a cuidarnos un poco más.


El aspecto físico influirá mucho en nuestras relaciones sexuales, dependiendo además de si tenemos pareja estable o no. No es lo mismo irnos a la cama con nuestra pareja de siempre que con una nueva, es con esta última donde utilizaremos más trucos para disimular esos defectillos de los que no nos sentimos orgullosos.  Pasaremos de la sillita al misionero con más frecuencia de la de antes, nos volvemos más comodones y la cama será nuestro lugar de encuentro cuando estamos en pareja estable. Ahora bien, ellas con los nuevos amantes utilizarán luz más tenue para poder hacer de todo, una copita de vino o la posición horizontal, pero sobre la mesa del comedor. Ellos, como no es hasta los casi 50 que su aspecto físico no se deteriora tanto, estarán encantados de ver y observar todo lo que se mueve, ¡cómo les gusta!


A los 40, al  igual que ya no aguantamos las estupideces fuera de la cama, mucho menos dentro. A la pareja egoísta o le habremos dado el finiquito o la espabilamos, quieres disfrutar y experimentar,  todavía hay energía y cuerpo para aguantarlo.  Si se optó por la opción uno, tras el finiquito de un matrimonio que no funcionaba se irá  a la búsqueda (desmesurada o pausada) de todo aquello que te faltó, viviendo experiencias que jamás imaginaste que serías capaz. Después están la locuras que se hacen cuando pillas a un veinteañera/o, con las carnes bien puestas y energías por los dos, aunque con asistencia dirigida durante la sesión íntima. Si lo tomas más lentamente te volverás exigente tras una lista de citas donde muchas de ellas desearás dejar pasados cinco minutos, pero bueno, para algo te arreglaste y no hay plan mejor esa noche, veremos si llegas a terminar la cena o se te indigesta antes. En esos momentos sólo piensas que qué difícil está eso de buscar pareja hoy en día.

Si te tocó espabilar a tu pareja que, ya bien sea por rutina tras varios años o porque la edad hace que las hormonas no estén igual ante los mismos estímulos, hay muchos trucos para despertar a ese león o leona dormido/a. Lo primero que habrá que hacer es deporte y cuidar alimentación. Sí, el ejercicio físico estimula la producción de endorfinas, vernos mejor, más ligeros,  ponernos esa ropa donde ya no cabíamos, hará que nos volvamos a sentir jóvenes, llenos de energía. Salir por aquellos sitios donde nos conocimos, oír la música que nos acompañó, reírnos de anécdotas que vivimos, nos conectará  con esa parte íntima olvidada. Cuidar nuestra ropa intima o la de estar por casa, jugando a seducir mientras cocinamos o nos ponemos crema tras la ducha pueden ser también otras estrategias. 

Quedar fuera y vernos en el lugar de la cena arreglados ya, como si fuese una cita, recurrir a enviarnos mensajes por el día en tono subido diciéndole o mostrándole lo que sabes que le gusta, hará sin duda que la cama arda esa noche. La literatura erótica o relatarle a tu pareja una situación excitante, recurrir a películas o intentar hacer aquello que nunca os atrevisteis puede ser novedoso y entretenido. A esta edad lo que más abundará con tu pareja es la risa y diversión en la cama, aliméntalo, os conocéis tanto que ya no da vergüenza exponer deseos.  Si apostamos por algo más juguetón ¿sabías que hay aplicaciones en el móvil para estimular la relación íntima de pareja? Están lo dados del amor o dados eróticos, el kamasutra, 69 lugares, 50 posiciones más,  cupones para divertirse y hasta un masajeador vibrador, ¡si el que no lo hace es porque no quiere!. La visita al sex shop es obligada, ¡te asombrarías lo que se ha descubierto después del vibrador!


Si a todo esto le añadimos a nuestros lectores que con la edad el orgasmo femenino es más intenso y recurrente, es decir, les cuesta menos llegar y pueden tener más de lo que solían tener, es una motivación añadida para seguir explorándose/las, disfrutando con y de tu pareja. La única parte delicada a tener en cuenta en este periodo es la premenopausia o menopausia para algunas,  con sus cambios de humor, bajada de líbido, sofocos, sequedad vaginal, aparecen los fantasmas del pasado, puede ser un periodo negro si no estamos atentos. Aquí toca paciencia, y mucha. Puedes recurrir a  herbolarios o a la farmacia para manejar los síntomas o incluso al psicólogo si fuese necesario, pero lo bueno ¿sabes qué es? Que tiene solución y que se acaba.
Quedan aquellos que no tienen pareja, ya sean viudos, separados  o que aún no encontraron a esa persona con la que compartir su vida.  Para ellos juguetes, literatura o películas son de fácil acceso y altamente recomendables. El pacer está al alcance de todos. No se desanimen, ¡está es sus manos!
O sea que nada de excusas y a ponernos manos a la obra, ¡Toca disfrutar!




*Ana Ortiz. Psicóloga. Terapeuta Sexual y de Pareja. Teléfono de contacto 675819019. http://anaortizpsicologa.blogspot.com.es/


No hay comentarios:

Publicar un comentario