domingo, 18 de octubre de 2015

“El sexo a los 40”


*Ana Ortiz

¡Viva el autoconocimiento! Ahora sabes lo qué quieres, cuándo lo quieres y cómo lo quieres. Sí, llegaron los 40 y con ellos esa temida crisis de “ahora o nunca”, donde dejas atrás esas cosas de las que te hartaste y empiezas a disfrutar que lo que nunca te permitiste.

Empieza una nueva época, para muchos la mejor de su vida, cuántas veces hemos oído “la vida empieza a los 40”, realmente es debido a que dejamos atrás todas esas inseguridades superfluas y decidimos ser felices por nosotros mismos, llevando a un estado de sano egoísmo que se traslada a todas las esferas de la vida.


Claro que la mente no acompaña al cuerpo, esa es la única realidad. Si eres de los que se conserva físicamente notarás que la piel, lamentablemente, ya no es la misma, esa tersura y tonificación cuesta mantenerlas. Ver a esos jóvenes con “todo en su sitio” y lo poco que lo valoran, dan ganas de llorar. También puede ocurrir que es  ahora, de repente  que te preocupas por recolocar  todo aquello que un día, notas, que empieza a caer. Hombres y mujeres se preocupan por esa barriga, ese pecho, las arrugas o la calvicie o las canas plateadas, queremos gustar y empezamos a cuidarnos un poco más.


El aspecto físico influirá mucho en nuestras relaciones sexuales, dependiendo además de si tenemos pareja estable o no. No es lo mismo irnos a la cama con nuestra pareja de siempre que con una nueva, es con esta última donde utilizaremos más trucos para disimular esos defectillos de los que no nos sentimos orgullosos.  Pasaremos de la sillita al misionero con más frecuencia de la de antes, nos volvemos más comodones y la cama será nuestro lugar de encuentro cuando estamos en pareja estable. Ahora bien, ellas con los nuevos amantes utilizarán luz más tenue para poder hacer de todo, una copita de vino o la posición horizontal, pero sobre la mesa del comedor. Ellos, como no es hasta los casi 50 que su aspecto físico no se deteriora tanto, estarán encantados de ver y observar todo lo que se mueve, ¡cómo les gusta!


A los 40, al  igual que ya no aguantamos las estupideces fuera de la cama, mucho menos dentro. A la pareja egoísta o le habremos dado el finiquito o la espabilamos, quieres disfrutar y experimentar,  todavía hay energía y cuerpo para aguantarlo.  Si se optó por la opción uno, tras el finiquito de un matrimonio que no funcionaba se irá  a la búsqueda (desmesurada o pausada) de todo aquello que te faltó, viviendo experiencias que jamás imaginaste que serías capaz. Después están la locuras que se hacen cuando pillas a un veinteañera/o, con las carnes bien puestas y energías por los dos, aunque con asistencia dirigida durante la sesión íntima. Si lo tomas más lentamente te volverás exigente tras una lista de citas donde muchas de ellas desearás dejar pasados cinco minutos, pero bueno, para algo te arreglaste y no hay plan mejor esa noche, veremos si llegas a terminar la cena o se te indigesta antes. En esos momentos sólo piensas que qué difícil está eso de buscar pareja hoy en día.

Si te tocó espabilar a tu pareja que, ya bien sea por rutina tras varios años o porque la edad hace que las hormonas no estén igual ante los mismos estímulos, hay muchos trucos para despertar a ese león o leona dormido/a. Lo primero que habrá que hacer es deporte y cuidar alimentación. Sí, el ejercicio físico estimula la producción de endorfinas, vernos mejor, más ligeros,  ponernos esa ropa donde ya no cabíamos, hará que nos volvamos a sentir jóvenes, llenos de energía. Salir por aquellos sitios donde nos conocimos, oír la música que nos acompañó, reírnos de anécdotas que vivimos, nos conectará  con esa parte íntima olvidada. Cuidar nuestra ropa intima o la de estar por casa, jugando a seducir mientras cocinamos o nos ponemos crema tras la ducha pueden ser también otras estrategias. 

Quedar fuera y vernos en el lugar de la cena arreglados ya, como si fuese una cita, recurrir a enviarnos mensajes por el día en tono subido diciéndole o mostrándole lo que sabes que le gusta, hará sin duda que la cama arda esa noche. La literatura erótica o relatarle a tu pareja una situación excitante, recurrir a películas o intentar hacer aquello que nunca os atrevisteis puede ser novedoso y entretenido. A esta edad lo que más abundará con tu pareja es la risa y diversión en la cama, aliméntalo, os conocéis tanto que ya no da vergüenza exponer deseos.  Si apostamos por algo más juguetón ¿sabías que hay aplicaciones en el móvil para estimular la relación íntima de pareja? Están lo dados del amor o dados eróticos, el kamasutra, 69 lugares, 50 posiciones más,  cupones para divertirse y hasta un masajeador vibrador, ¡si el que no lo hace es porque no quiere!. La visita al sex shop es obligada, ¡te asombrarías lo que se ha descubierto después del vibrador!


Si a todo esto le añadimos a nuestros lectores que con la edad el orgasmo femenino es más intenso y recurrente, es decir, les cuesta menos llegar y pueden tener más de lo que solían tener, es una motivación añadida para seguir explorándose/las, disfrutando con y de tu pareja. La única parte delicada a tener en cuenta en este periodo es la premenopausia o menopausia para algunas,  con sus cambios de humor, bajada de líbido, sofocos, sequedad vaginal, aparecen los fantasmas del pasado, puede ser un periodo negro si no estamos atentos. Aquí toca paciencia, y mucha. Puedes recurrir a  herbolarios o a la farmacia para manejar los síntomas o incluso al psicólogo si fuese necesario, pero lo bueno ¿sabes qué es? Que tiene solución y que se acaba.
Quedan aquellos que no tienen pareja, ya sean viudos, separados  o que aún no encontraron a esa persona con la que compartir su vida.  Para ellos juguetes, literatura o películas son de fácil acceso y altamente recomendables. El pacer está al alcance de todos. No se desanimen, ¡está es sus manos!
O sea que nada de excusas y a ponernos manos a la obra, ¡Toca disfrutar!




*Ana Ortiz. Psicóloga. Terapeuta Sexual y de Pareja. Teléfono de contacto 675819019. http://anaortizpsicologa.blogspot.com.es/


domingo, 4 de octubre de 2015

SUPÉRALO


Se acabó el verano,  con él también  muchas parejas, aquellas que daban los últimos coletazos del que quizás sólo uno tenía consciencia. Se acabó el amor, se apagó el deseo, se acabaron las ganas de pasar tiempo juntos, de acurrucarse, de hacer el amor, de compartir risas. Todo eso se acabó. Llega el tiempo del dolor.
Uno de los personajes de la escena vive angustiado para poder elegir el mejor momento, busca fórmulas en su cabeza para que sus palabras no hagan tanto daño, pero ¿cómo se puede endulzar “ya no te amo”? el miedo o la culpa de poder hacer sufrir a quien ha sido su pareja por un largo tiempo hace que se encoja el corazón. Lo intentó todo, pero ya no siente. Ojalá pudiese volver a sentir, ¡sería  tan fácil!
El otro, ignorante, sigue a su ritmo, viviendo en su rutina y preocupado por sus cosas, ¡si supiese!
Llega el  momento y estalla el corazón, a uno porque finalmente pudo decirlo y empieza a sentirse, al menos, liberado. El otro porque está en shock, lo niega, no puede ser, le falta el aire y la cabeza le da vueltas. Frases como -lo podemos intentar y ¿si pasamos más tiempo juntos?, debería de haberte cuidado más, haré lo que quieras pero no me dejes… estás estresada/o, hay otro/a -se suceden una tras otra, el dejado intenta negar la situación que se le está planteando, el otro, el liberado, comienza a sentirse acorralado. Es normal, uno lo lleva madurando mucho tiempo, para el otro es una sorpresa, o quizás no tanto, sólo pensó que eso no les pasaría nunca a ellos.
La ruptura está considerada como uno de los acontecimientos vitales más  estresantes en la vida de un ser humano, sólo precedido por la muerte del cónyuge. Tanto para el que abandona como para el abandonado se suceden una serie situaciones y alteraciones emocionales muy dolorosas donde el miedo,  la culpa, el dolor y la rabia se entremezclan en diferentes momentos.


Desde que se dice, hasta que se consolida la ruptura, las parejas pueden pasar por diferentes momentos. Puedo ocurrir un intento de reconciliación breve -el que abandona lo hace porque ve que el dolor y el miedo lo han superado. El abandonado piensa que tiene otra oportunidad y hará de todo para intentar reconquistar a su pareja, en este periodo variable en tiempo y emociones, todo lo que haga el abandonado será tomado por el otro  como ¿ahora? ¿ahora haces esto? ¿y antes…? Lo que dará a más confusión y rabia. Otros buscan tener otro hijo como nuevo proyecto o como soga al cuello para el que se quiere ir. Un error. También puede ser que cuando regrese a casa tenga todo listo y se vaya. Bastante duro. O bien que se dé un tiempo corto donde se hable bastante y se den miles de explicaciones de cómo murió el amor. Las combinaciones pueden ser miles y el dolor muy grande pero llega un día en que la ruptura se consolida y te das cuenta que todo, al fin,  se acabó.
¿ Y ahora, qué?
¿Ahora? , ahora toca superarlo.
Principalmente piensa que no es por ti, NO, de verdad, no lo es. Simplemente el amor por ti cursó su evolución y en vuestro caso murió. No empieces a machacarte en tu autoestima pensando que es por tu físico o por tu carácter, no has cambiado, o si, pero no es eso lo que hizo que vuestro amor muriese. Simplemente aquellas diferencias que antes no importaban, con el tiempo, pues sí lo hicieron. Y cuando la vida avanza, vuestras vidas se distancian, pasado el tiempo y con la rutina a las espaldas, uno de los dos quiere más cosas en la vida, un cambio, una nueva ilusión, un proyecto de vida nuevo, porque ese era muy gris. Entonces , ¿quieres estar con alguien que ya no te ama?, ¿con alguien que cuando te mira ya no te desea?, ¿con alguien que se siente “gris” en su vida contigo?. Lo siento, ni aunque te pongas luces de neón por todo el cuerpo le darás luz. No depende de ti. Tu pareja está en otro momento evolutivo diferente al tuyo. En algún momento de vuestra vida en común tomasteis caminos dispares con tiempos diferentes y nos os disteis cuenta. Y si lo hicisteis pensasteis que era temporal y que las cosas volverían a su cauce cuando esa situación estuviese controlada.
Entonces, ¿cómo me la/o quito de la cabeza?
Ahora toca llorar cuando te vengan ganas, pero también toca hacer el esfuerzo y distraerte. Sal y ríe, luego llora, lee y despístate, corre y saca la rabia,  baila y vuelve a llorar cuando te despiertes. Serás una montaña rusa de emociones desde el llanto, al dolor y la rabia. Nunca imaginaste poder sentir tanto dolor,  ¿has visto como duele el corazón?
Pero como lo que toca es superarlo, regla número uno, no lo controles, qué hace, con quién sale y todas esas acciones que se volverán obsesiones. NO vivirás tu vida, sólo estarás pendiente de qué hace y vivirás la suya. No merece la pena, eso sólo te dará sufrimiento y ahora te toca cuidarte a ti. Y si te enteras que sale con una nueva pareja, ¡Dios! No te compares, no está por su aspecto físico, es por lo que siente cuando están juntos y eso al fin y al cabo es química, algo con lo que vosotros ya no podéis hacer nada. En vuestro caso desapareció.  Algún componente, en algún momento, dejó de producirse, no lo luches.
Reinvéntate,  busca nuevas oportunidades, haz lo que siempre deseaste y no podías por la situación que teníais. Ahora tienes la oportunidad. Cambia, vuelve a ser tú, pon nuevas rutinas en tu vida, quiérete más. Cuando te mires al espejo y pienses que quien es esa persona en frente a la que no reconoces, a la que hace tiempo no mirabas, a la que le preguntas que cómo has llegado a esto, que qué fue de ti, de cuando te perdiste y dejaste de ser tú para convertirte en lo que se esperaba de ti. Tienes una nueva oportunidad. Date prisa porque ¿sabes? El amor volverá a tocar tu puerta. Te lo aseguro. Y cuando llegue deberás estar preparada/o para elegir desde la no dependencia, ni desde la carencia, ni desde la posición de víctima abandonada. Acepta que lo vuestro se acabó y agradece que se haya ido. Deséale que sea feliz porque ya verás, TÚ, lo serás.


Al fin al cabo, quien quiere pasar un segundo de su tiempo con quien no quiere estar contigo




*Ana Ortiz. Psicóloga. Terapeuta Sexual y de Pareja. Teléfono de contacto 675819019. http://anaortizpsicologa.blogspot.com.es/