martes, 24 de diciembre de 2013

El regalo de Navidad...

Hay padres que andan desesperados buscando y gastando lo que no tienen para dar regalos en este día a sus hijos.... Enfadados, quejándose por la crisis o la situación económica que llevan, deprimidos, hundidos.....he aquí un bien cuento que ayudará a relativizar.... 


Un día Alfredo, despertó en una víspera de Navidad, muy contento, pues una fecha muy importante estaba por llegar. Era el día del aniversario del Niño Jesús, y es lógico, el día en que Papá Noel vendría de visita como todos los años.

Con sus cinco añitos, esperaba ansiosamente el caer de la noche, para volver a dormir y espiar la media que estaba en el frente de la puerta, pues no tenía árbol de Navidad. Se durmió muy tarde, para ver si conseguía atrapar a aquel "viejito", pero como el sueño era mayor que su voluntad, se durmió profundamente.

En la mañana de Navidad, observó que su media no estaba allí, y que no había presente alguno en toda su casa. Su padre desempleado, con los ojos llenos de lágrimas, observaba atentamente a su hijo, y esperaba tomar coraje para hablarle, que su sueño no existía, y con mucho dolor en el corazón lo llama:

- ¡Alfredo, hijo mío, ven acá! 
- ¿Papá? 
- ¿Que ocurre hijo? 
- Papá Noel se olvido de mí...

Hablando de eso, Alfredo abraza a su padre y los dos se ponen a llorar, cuando Alfredo habla: ¿El también se olvidó de ti papá?

- No, hijo mío. El mejor presente que yo podría haber ganado en la vida está en mis brazos, y quédate tranquilo, pues yo sé que Papá Noel no se olvidó de ti. Pero todos lo otros niños vecinos están jugando con sus presentes... Él se olvidó de nuestra casa.

No se olvidó... ¡El presente te está abrazando ahora y va a llevarte a uno de los mejores paseos de tu vida! Y así fueron a un parque y Alfredo jugó con su padre durante el resto del día, volviendo recién en el comienzo de la noche. Llegando a casa muy somnoliento, Alfredo fue para su cuarto y escribió para Papá Noel:

"Querido Papá Noel, yo sé que es demasiado tarde para pedir alguna cosa, pero quiero agradecer el presente que me diste. Deseo que todas las Navidades que yo pase, hagas que mi padre olvide sus problemas y que él pueda distraerse conmigo, pasando una tarde maravillosa como la de hoy.

Gracias por mi vida, pues descubrí que no es con juguetes que somos felices, y sí con el verdadero sentimiento que está dentro de nosotros, que el Señor despierta en las Navidades.

De quien te agradece por todo:

Alfredo.

Y se fue a dormir.

Entrando al cuarto para dar las buenas noches a su hijo, el padre de Alfredo vio la cartita y a partir de ese día, no dejó que sus problemas afectasen la felicidad de ellos y comenzó a hacer que todos los días fuesen Navidad para ambos. Si un niño de cinco años consiguió percibir que los mejores presentes que se pueden recibir no son materiales... ¿Por qué nosotros no hacemos lo mismo?

Que todos hagamos que cada día sea una Navidad, valorando la amistad, cariño y todos los buenos sentimientos que existen dentro de nosotros. Al final, las únicas cosas que podremos llevarnos de esta vida, son los sentimientos que hagamos brotar en los corazones de quienes amamos y los recuerdos hermosos de nuestro camino por esta vida quedarán guardados en nuestras almas y corazones... 

Aparquen sus móviles, su ordenador, su tele.... Y por Dios.... Dedíquense a sus hijos!!!! Seréis felices de verdad ....

domingo, 8 de diciembre de 2013

Con la cabeza.....o con el corazón.....??


"
lo ideal seria tener el corazón en la cabeza, y el cerebro en el pecho, así... pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría
"

- Anónimo -

Cerebro o amor
Se dice que cuando tenemos que tomar una decisión importante es necesario mantener la cabeza fría. Por otro lado, también hay quien defiende que las decisiones importantes hay que tomarlas con el corazón porque de esta forma nunca nos equivocamos. Por eso decimos que “hay que dejar hablar a nuestro corazón” . Otros piensan que lo ideal es hacer caso a nuestras emociones pero, al mismo, tiempo no perder la cabeza. 

"Lo primero, debes comprender que no hay ningún camino, ni de la mente, ni del corazón. Todo camino te lleva lejos de ti, lejos de la verdad que tú eres. 

¿Será posible algún día que la mente y el corazón se casen, o van a permanecer divorciados para siempre?. Todo depende de ti, porque los dos son mecanismos. Tu no eres ni la mente ni el corazón. Puedes moverte a través de la mente, puedes moverte a través del corazón. Naturalmente llegarás a lugares distintos porque la dirección de la mente y del corazón son totalmente opuestas. 

La mente dará vueltas y vueltas…pensando, amenazando, filosofando…la mente conoce solo palabras, lógica, argumentos. Pero es infértil; en lo que a la verdad se refiere no puedes obtener nada de la mente, porque la verdad no necesita lógica , ni argumentos, ni descubrimientos filosóficos. La verdad es simple, y la mente la hace tan complicada…Durante siglos los filósofos han estado buscando la verdad a través de la mente. Ninguno de ellos ha encontrado nada, pero han creado grandes sistemas de pensamiento. Pero si analizamos todos: no van a parar a ningún sitio. 

El corazón es también un mecanismo…aunque diferente de la mente. Puedes llamar a la mente el instrumento de la lógica y al corazón el instrumento de las emociones.

La palabra “emoción” está bien. Observa…se forma con “moción”, movimiento. Luego el corazón se mueve, pero está ciego. Se mueve rápido, con prisa, porque no hay razón para esperar. No tiene que pensar, luego se lanza a donde sea. Pero la verdad no está en las emociones. La emoción es, al igual que la razón,una barrera, La razón es tu parte masculina, y el corazón es tu parte femenina. Pero la verdad no es masculina, ni femenina. La verdad es tu consciencia. Puedes observar tu mente pensando, puedes observar tu corazón palpitando de emoción. Existe una relación entre ellos…

La sociedad ha establecido que la razón ha de ser “el maestro” y el corazón “el sirviente”, porque la sociedad es una creación de la mente del hombre y el corazón es femenino.

Podemos invertir esta situación: hacer que la mente sea el sirviente del corazón. Si tenemos que elegir entre los dos, si nos obligan a elegir entre los dos, entonces es mejor que el corazón sea el maestro y la mente su sirviente.




La mente tiene ojos, el corazón tiene el coraje de lanzarse a lo que sea. Debes hacer una síntesis entre los dos. Y en la síntesis, hago incapié en esto, el corazón debe permanecer el maestro y la cabeza el sirviente. Como sirviente tienes una gran ventaja…tu capacidad de razonar. No puedes ser engañado, explotado. El corazón tiene todas las cualidades femeninas: amor, belleza, gracia. La mente es salvaje. El corazón es más civilizado, más inocente. 



Un hombre consciente utiliza su mente como un sirviente, y su corazón como un maestro…